Feliz Año Nuevo, estamos listos 2021.

Terminando un año donde hicimos cosas que nunca nos imaginaríamos, nos dimos cuenta la capacidad que tenemos para crear y sobrevivir.

Como humanos requerimos del amor, de respirar, de vivir, de hacer comunidad. En mi experiencia cuando comenzó esta situación de la pandemia quería meter en una burbuja a todas las personas que son especiales en mi vida, poco a poco entendí que era algo que realmente estaba pasando, algo de lo que no nos podiamos esconder y que teniamos que aprender a vivir con esta nueva realidad, estuvimos en casa buscando hacerle una vida normal a nuestra bebé, la verdad ella estaba en pleno descubrimiento en la etapa de aprender a caminar así que todo lo que pasaba era nuevo y ella era la más feliz.

Mientras que yo aceptaba el mundo que vivimos, mis sentimientos se hacían mucho mas sensibles al comenzar mi intento de salir a la calle y ver como a todo mundo le había cambiado esta situación, siempre que nos tocaba el rojo en los semáforos se me salían automáticamente las lagrimas de querer ayudar a que todos tuviéramos un año mejor. Y creo que ese sentimiento me hizo darme cuenta de que necesitaba dar mucho más como ser humano, y en todos aspectos como diseñadora, como voluntaria, como madre, como esposa, como ciudadana por que el mundo nos sigue gritando que nos necesita tanto como nosotros necesitamos de todo. 

Nos hemos perdido en un ego personal donde la tendencia nos estaba educando a pensar solo en uno mismo, y hoy nos queda claro que necesitamos del amor humano para seguir adelante. De estar al pendiente de nuestros seres queridos, de los abrazos, los besos, el escuchar a las personas, acompañar a nuestros abuelos, apoyar a nuestros padres, de una llamada o video llamada, de una rica comida, de compartir la felicidad, los éxitos, los logros, los sueños. 

Nos sacaron de nuestra zona de confort, sacudieron nuestras mentes, un año de mucho descubrimiento interior, aceptar la vida que tenemos, de valorar cada minuto de nuestro día a día, dejamos de hacer planes a largo plazo por que no sabíamos que iba a pasar pero al final no dejamos de planear por que la vida debe continuar, la fiesta debe de seguir, tenemos que seguir bailando. Tal vez lo vamos a hacer de diferente manera, pero siempre consientes que todo puede cambiar de un día para otro y es por eso que tenemos que vivir al máximo, hacer lo que realmente queremos hacer, diseñar lo que realmente queremos diseñar, cocinar lo que realmente se te antoja, pintar lo que tus ojos quieren ver.

Agradezco a Dios por lo vivido este 2020; la situación me hizo buscar soluciones para sentirme mejor, la cuarentena (que deje de contar los días) me ayudó personalmente a descansar del ambiente tóxico que a veces uno no elige pero se presentan en tu vida porque algo tenemos que aprender, y ese respiro en mi cuerpo, esa pausa me ayudó para analizar y continuar. Disfrute tanto los días en casa con mi esposo y mi bebé inventando actividades para pasar el día en casa, mi favorita nuestras tardes en el jardín. Conocí gente nueva donde nos acompañamos en esta pandemia sin saber quiénes éramos, ya que por medio de un chat estábamos en contacto y haciendo lo mismo, cuidando nuestro cuerpo, hacer la clase de barre diaria sin saber que iba a pasar en mi día me motivaba a tener actitud. Al igual que el gran equipo del Tejetón sin podernos ver nuestro apoyo siempre fue el mejor para crear está experiencia de ayudar con amor. La lectura, de mis hobbies favoritos, decidí estudiar la sabiduría del mejor maestro, por segundo año consecutivo leer la Biblia es de las primeras actividades que realizó en mi día y no saben cuánta paz me da. Así como las meditaciones diarias de la cuenta de Chopra conectándonos con diferentes países del mundo solo para buscar y mandar amor en nuestro día a día. La conclusión es para encontrar salud tienes que hacer todo lo que te dé paz, nutrir tu alma no solo con alimento si no con actos que generen cosas positivas a tu vida, conectarte con la naturaleza, seguir las reglas del juego si los expertos nos dicen que usemos cubre bocas, úsalo. Se coherente contigo y con el mundo si quieres un mejor mundo, comienza por ti misma. Y cuando menos lo pensemos todo esto habrá pasado, así que por mi parte y como diseñadora te invito a que continuemos haciendo conciencia del consumo que hacemos en nuestro mundo, de realizar una compra con sentimiento, confiar en la moda sustentable, la moda que cuida el planeta, de apoyarnos en consumir diseño mexicano, somos muchos diseñadores que queremos ver un México orgulloso del arte que se respira en nuestro país. Vamos México vamos a estar.

Gracias 2020 y Feliz Año 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s